Uñas nude: cómo llevar una manicura discreta

uñas-nude-formula-x

Por mucho que nos encanten los rojos intensos, la tendencia del flúor o los diseños craquelados, a veces también preferimos mantener las uñas en un nivel más discreto. También, durante cierto tipo de eventos, como puede ser una boda o un bautizo, es mejor llevar una manicura limpia y sutil. Unas uñas pintadas en todos nude hacen que las manos se vean limpias, alarga los dedos y les da un aspecto más refinado. Te contamos cómo hacerte una perfecta manicura nude, o color carne.

El primer paso es retirar los restos de esmalte de anteriores manicuras. Para ello, utiliza un algodón empapado en quitaesmalte. Después, lávate bien las manos e hidrátalas con una crema especial.

Una vez haya absorbido la crema, ya puedes empezar a trabajar. Con una lima, empieza a dar forma a las uñas. Lima siempre en la misma dirección, para evitar que la uña se descascarille. Después, sumerge las manos en agua templada para que se ablanden las cutículas. Con un palo de manicura, empuja las cutículas hacia atrás suavemente. ¡Tus uñas ya están listas para el esmalte!

 

¿Qué nude elijo?

Aunque parezca que el color carne no tiene mucho misterio, lo cierto es que existen muchos tonos y fórmulas distintas: rosáceos, marrones, transparentes, opacos… Para elegir el que más te favorezca, como en el maquillaje, busca el que más se ajuste a tu tono de piel. Si eres blanquita, opta más por los tonos nude rosas y opacos, mientras que si tu piel es más oscura, te sentarán mejor los nude marrones semi transparentes. Marcas como Kiko o Sephora tienen varios esmaltes de estas tonalidades, ¡así que seguro que encuentras uno que te guste y te quede genial!

Recuerda que las uñas nude no son lo mismo que una manicura francesa: queremos color, pero lo queremos muy discreto.

Una vez hayas elegido el esmalte, es momento de pintar. Comienza aplicando una capa de base transparente. Las hay de muchos tipos: para fortalecer, para hidratar… Pero todas cumplen además otra función: que el esmalte se adhiera mejor y, por tanto, dure más. Una vez seca la capa base, comienza a aplicar el color. Haz trazos largos desde la cutícula hasta la punta, y evita repasar. Eso ya lo harás al aplicar una segunda capa.

Según la fórmula del esmalte, necesitarás más o menos capas. Lo ideal es aplicar dos, porque una tercera comienza a dar a la uña un aspecto más grueso. Deja que el esmalte se seque bien entre capa y capa, para evitar que el esmalte se emborrone. Procura no tocar nada durante al menos media hora, para que el esmalte esté completamente seco.

Para acabar, puedes aplicar unas gotas de secado, para asegurar que nada se estropee en cuanto te muevas. Si quieres, también puedes recurrir a una capa de esmalte transparente, que ayude a endurecerlo y haga que dure más tiempo.

Imágenes vía Sephora.

Posts relacionados

accesorios belleza calzado calzado deportivo centro comercial centro comercial isla azul centro comercial islazul complementos compras consejos decoracion deporte deportes estetica fast food fastfood gafas de sol hogar islazul joven joya joyeria maquillaje mascarillas moda moda hombre moda joven moda mujer moviles música navidad niño niños planes regalos restaurante americano restaurantes restaurantes madrid ropa tecnología tendencias verano zapateria zapatillas zapatos