Sopa de tomate con tartar de pera y manzana

Esta receta de sopa de tomate con tartar de pera y manzana, es ideal para combatir los meses de verano con ricos y nutritivos ingredientes que a los peques les encantarán.

Ingredientes (4 ud):

  • Tomate natural pelado (en conserva)
  • Albahaca en rama
  • Cilantro en rama
  • Menta en rama
  • Apio en rama (la parte de las hojas)
  • Cayena en polvo
  • Azúcar de caña
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 pera, 1 manzana y 1 limón
  • Vinagre
  • Sal
  • Pimienta

Preparación (1h 30 min):

Hacemos una infusión en frío con los tomates ligeramente triturados. Añadimos la menta, la albahaca, el cilantro y el apio rompiendo las ramitas en trozos para que no se oxiden. Echamos un poco de cayena, pimienta, sal y azúcar de caña. Machacamos un poco, echamos hielo, tapa- mos con un film transparente y dejamos reposar en la nevera un mínimo de 1 hora para que coja los aromas de las hierbas.

Preparación limón confitado

Cortamos una piel del limón bien larga en juliana desechando los extremos y sacando unas tiras largas y finas. Cogemos en un cazo con un poco de agua, una parte de agua por una parte de azúcar de caña. Hacemos un almíbar removiendo en movimientos circulares para que se vaya disolviendo el azúcar. Echamos la piel del limón en juliana y lo dejamos a fuego lento hasta que coja un poco de textura y el limón siga estando jugoso. Dejamos enfriar.

Preparación tartar de manzana y pera

Pelamos 1/3 de la manzana y la cortamos en brunoise (daditos pequeños). Hacemos lo mismo con la pera. Mezclamos en un bol con unas gotas de limón exprimido para evitar que se oxide la fruta y le damos un escaldado rápido en agua hirviendo. Así pierde un poco ese punto tan dulce de la fruta y conseguimos una textura más blandita. Con un colador apartamos la fruta. Echamos de nuevo un poco de limón, sal, aceite y pimienta. Mezclamos y lo reservamos en frio.

Montamos el plato

Montamos el tartar de manzana y pera con un molde circular. Colocamos encima unos berbe- rechos, las tiras de limón confitado y decoramos con unas hojas verdes. Le damos un golpe de pimienta encima para que le de ese puntito eléctrico y vertemos la sopa de tomate que tenía- mos reservada. Para acabar echamos unas gotas de aceite de oliva.